Predimensionamiento de Estribo cerrado de puente

Ya hemos hablado en varios post sobre cómo predimensionar diferentes tipos de tableros de puente (como los mixtos tipo cajón o de vigas, las losas de hormigón…). Ahora toca meterle mano a los estribos de los puentes.

En este post os dejamos una relación de reglas de dimensiones iniciales para empezar a calcular un estribo de muro cerrado que os ayudarán para que el proceso de cálculo sea lo más rápido posible.

Estas reglas parten de la idea de considerar que no existen muros laterales o si existen está lo suficientemente separados como para no influir en el comportamiento resistente de la parte central del estribo.

Empecemos por las dimensiones generales en base a la dimensión que suele ser dato inicial en la definición del problema, la altura H del estribo:

Asumiendo que debemos dejar unos 50 cm de tierras encima de la zapata, podemos definir las dimensiones del estribo en función de H:

  • Ancho total de la zapata A= de 0,4H a 0,9H
  • Puntera del estribo P=0,17H a 0,3H
  • Talón del estribo T= 0,1 H a 0,65 H
  • Espesor del muro E= H/8 a H/12

En cuanto a la losa de transición, solo comentar que la actual Nota de Servicio sobre Losas de Transición en Obras de Paso, señala que las losas de transición deben tener una longitud de 5 m y un espesor de 30 cm (el armado también lo podéis ver en dicha nota).

Ahora si pasamos a la geometría de la zona del espaldón del estribo, tenemos:

El espesor del murete, a, suele venir determinado por su altura, Ho. Lo normal es que ronde de 20 a 30 cm, o mas o menos Ho/10.

La junta, b, viene en función de los desplazamientos máximos previsibles del tablero. Una dimensión normal es de 5 cm y si son previsibles grandes movimientos se puede llegar a 10 cm.

La distancia entre el inicio del tablero y su eje de apoyo, c, suele venir influenciado por la tipología del tablero. Para tableros de vigas prefabricadas se suele tener en cuenta:

Si el tablero es de hormigón postesado, c suele rondar la suma de dos componentes, la debida a evitar la coincidencia de tensiones de apoyo e introducción del postesado, una longitud de 40 a 60 cm, cumpliendo siempre que sea mayor que h/6, y la componente del espesor de hormigón necesario para sellar los cajetines de anclaje, de 15 a 20 cm

La distancia, d, viene determinada por la dimensión en planta del apoyo, más una distancia mínima que asegure que no se produce rotura en el borde del estribo. Normalmente d=n/2+15cm aunque también se suele tener en cuenta su relación con el espesor del muro. Valores de d inferiores a la mitad del ancho del muro suele incrementar los esfuerzos flectores en este, y valores superiores suelen presentar mejora resistente al presentar esfuerzos contrarios al empuje de las tierras.

La altura entre el tablero y el estribo, s, debe ser suficiente para instalar el aparato de apoyo, unas mesetas de apoyo y prever un espacio mínimo para disponer un gato hidráulico en los posibles momentos de remplazo de aparato de apoyos. Un mínimo razonable suele ser los 20 cm para vigas prefabricadas. En caso de losas de hormigón armado, se suele considerar un mínimo de 25 cm, llegando a los 50 cm cuando las luces son grandes y son necesarios importantes aparatos de apoyo.

Por último, el espesor de tierras sobre la losa de transición, e, viene determinada por el espesor del firme de la carretera. Lo normal es que oscile entre los 30 a los 60 cm.

Espero que con estas indicaciones, os resulte más sencillo encajar el cálculo de vuestro estribo.


¿Quieres ser el primero en leer nuestros artículos?

Déjanos tu nombre y un email válido, y nosotros te avisaremos cuando hayan novedades en Estructurando

Flecha-roja

The following two tabs change content below.

José Antonio Agudelo Zapata

Ing. Caminos, Canales y Puertos y Máster de Estructuras por la Universidad de Granada. Cofundador y responsable de Estructurando.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.