Juntas en estructuras

Sobre el tema de las juntas en estructuras existe alguna que otra confusión ya que a menudo su empleo responde a distintos condicionantes.

Junta de dilatación/retracción en puente de ferrocarril en desuso

Junta de dilatación/retracción en puente de ferrocarril en desuso

En este post vamos a dar unas pinceladas básicas sobre el tema dando un repaso a los tipos de juntas que se presentan en estructuras y para qué sirve cada una de ellas.

1.-Juntas de hormigonado: En muchas ocasiones no se hormigona de golpe un elemento estructural determinado (muro, forjado…) Son juntas que se generan al interrumpir el hormigonado de un elemento para proseguir con posterioridad.

Realmente esta es una junta provisional ya que cuando se continúa el hormigonado, se ha de procurar mantener la continuidad del elemento (si así está materializado en proyecto) por lo que la junta desaparece.

Por ello es aconsejable realizarlas en zonas donde los esfuerzos no sean elevados.

2.-Juntas de asiento: Estas juntas (como las que se verán a continuación) son definitivas y se materializan separando la estructura en varias partes, con la salvedad de que se continúan incluyendo la cimentación

El objeto de estas juntas es independizar completamente el comportamiento de las partes en las que se divide la estructura y surgen por motivos diversos:

  • Cargas transmitidas a cimentación con grandes diferencias cuantitativas, lo que produciría una gran diferencia de asientos y distorsiones angulares, así como elevados gradientes tensionales en la estructura.
  • Separación de distintas tipologías de cimentación, por ejemplo, una superficial de una profunda.
  • Terrenos distintos bajo una misma estructura, con diferencias acusadas en su comportamiento….

3.-Juntas de dilatación: Estas juntas se disponen para permitir las dilataciones y contracciones de la estructura debidas a la temperatura. A diferencia de las anteriores, no es necesario llevarlas hasta cimentación, ya que el rozamiento y confinamiento con el terreno restringe los movimientos de la estructura.

Las normativas suelen indicar unas distancias mínimas entre juntas, tal que si se cumplen, puede evitarse el hacer el cálculo con cargas térmicas (evidentemente, hablamos de estructuras hiperestáticas donde al estar los movimientos restringidos, el incremento de temperatura genera tensiones).

El CTE de hecho, indica que si no se superan los 40 m de separación entre juntas (o bien la planta de la estructura es más pequeña) puede obviarse el cálculo térmico.

Existen numerosos estudios no obstante, que demuestran que pueden alcanzarse distancias mucho mayores sin tener que aplicar dichas juntas, cuidando eso sí, los detalles constructivos de los elementos no estructurales.

De hecho, fuera del ámbito de la edificación y entrando en obra civil, por ejemplo, puentes, esto está mucho más conseguido; es muy común ver tramos continuos de luces mucho mayores a la anterior sin establecimiento de junta alguna, donde se han tenido en cuenta los efectos de la temperatura.

4.-Juntas de retracción: El hormigón, a diferencia del acero presenta fenómenos reológicos. La retracción produce un acortamiento del hormigón en estructuras no sumergidas (en las cuales puede darse el efecto contrario debido al entumecimiento).

A diferencia de la anterior, esta junta, no se materializa con una separación determinada interrumpiendo la armadura, sino que lo que lo que suele hacerse es iniciar la propagación de la fisuración mediante un marcado previo con un berenjeno o un esquinero.

De esta forma, la formación de la fisura queda controlada previamente, es decir, nosotros sabemos teóricamente donde se va a originar ya que le vamos indicando el camino con el rebaje. De esta forma se evita la alarma social que crea la aparición de estas fisuras.

Como hemos visto, es sencillo confundir unas juntas con otras; por ejemplo, las de temperatura pueden servir también como juntas de retracción ya que cuando se produce un acortamiento de la estructura debido a un descenso de la temperatura, estos movimientos se suman a los de retracción. Pueden confundirse las juntas de asiento con las de temperatura, si no se verifica si continuidad hasta cimentación…

Espero que este pequeño esquema haya ordenado un poco las ideas relativas a las tipologías más usuales de juntas en estructuras.


¿Quieres ser el primero en leer nuestros artículos?

Déjanos tu nombre y un email válido, y nosotros te avisaremos cuando hayan novedades en Estructurando

Flecha-roja

The following two tabs change content below.
Ingeniero Industrial. Consultor de estructuras.

6 Responses to Juntas en estructuras

  1. EHB dice:

    Un post muy interesante, aunque sería muy interesante disponer de fotografías. Yo añadiría, además, las juntas “water-stop” para depósitos, canales, etc.

    Muy buen aporte, ¡un saludo!

  2. Oscar Mur dice:

    Interesante post. En otras circunstancias sería interesante incluir las diversas maneras que en la práctica constructiva se resuelven o atenúan las consecuencias de las juntas.
    Muchas Gracias!

  3. Alvaro Ramirez Roa dice:

    También es muy importante mencionar el trabajo de las juntas en los movimientos sísmicos, son las mas complejas y de mayor deformación, mencionar además porqué fallan comunmente y hacer una buena discusión sobre el desempeño de las juntas de los puentes cuando se llenan de escombros, arenas o cualquier elemento que le restrinja el movimiento (tambien aplica en construcciones de edificaciones cuando no se limpia el espacio entre edificaciones)

  4. americo dice:

    Me gustó el artículo.Se podría ahondar más en él
    Gracias

  5. Anónimo dice:

    Faltaron fotos , Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.